viernes, 25 de septiembre de 2015

LAS FORTALEZAS HUMANAS EN EL AULA



Este curso me he decidido por abordar más aún la Inteligencia Emocional y la Psicología Positiva en mis clases, consciente de que más allá de los contenidos y el aluvión de conocimientos, nuestros alumnos necesitan orientaciones profundas para orientarse por la vida, sobre todo en esta sociedad llena de mares embravecidos, de tantos cantos de sirena, distracciones, virtualizaciones, arrecifes y escollos. No siempre en el hogar se reciben esas orientaciones (porque los padres han de ser personas orientadas) ni tampoco en el aula, en la que los docentes no siempre solemos irradiar los ejemplos como personas orientadas, con criterios, que actúan con madurez, justicia, empatía...

Por eso, la clave para introducir valores o la Inteligencia emocional es, precisamente, el de vivirlos y actuarlos como docentes; algo que nos obliga constantemente a madurar y seguir creciendo como personas que actúan siendo referentes de otros.
Más allá de mis muchas lagunas en ello, cada semana vamos a tratar una fortaleza humana, que podrá conectarse con los contenidos que se están dando.
Así que en el aula aparece un cartel que cambia cada semana en el que aparece una imagen (fotograma de película) y una frase que trata ese valor.
Se puede comentar sólo en cinco minutos y hasta hacer partícipes a los alumnos con dinámicas de rolplaying y grupales para que vivan y comprendan más adentro lo importante de ir adquiriendo toda este "tecnología interna" que a veces poco usamos, por desconocimiento o por automatismo.
Pueden llevar un diario para apuntar vivencias cuya clave es la fortaleza tratada en clase...

Descubrir y ayudar a cambiar esas inercias disfuncionales adquiridas desde las familias y la escuela en la más tierna infancia puede aportar un gran valor de mejora en los jóvenes que pasan por nuestras aulas.
Y todo esto es un valor añadido a los contenidos y competencias básicas que aprenden en nuestras materias. Porque debajo del desarrollo de las competencias básicas está el accionar muchas de estas competencias emocionales, sociales y personales.

Los docentes no somos psicoterapeutas ni hemos de pretenderlo, pero es innegable que es necesario recoger los avances de las Neurociencias, la Psicología Positiva, el Coaching y la Inteligencia Emocional para crecer como personas y aportar una educación integral a  nuestros alumnos.



Las imágenes y frases corresponden al Blog de Filmoterapia, al que agradecemos sus contenidos, que usamos en el aula con nuestros alumnos:

http://jaimeburque.com/blog/